Mensaje

EU e-Privacy Directive

This website uses cookies to manage authentication, navigation, and other functions. By using our website, you agree that we can place these types of cookies on your device.

View e-Privacy Directive Documents

You have declined cookies. This decision can be reversed.

Alimentación, Nutrición y Seguridad Alimentaria

PROGRAMAS


MATERIALES Y RECURSOS



OBSERVACIONES A LOS PROGRAMAS

  • Asesoría y apoyo documental: contacte con nosotros en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Todos los programas se aplican sin coste para los destinatarios, con excepción de los gastos de transporte.
  • No se apoyará ninguna acción en la que se incluyan alimentos o elementos deportivos con etiquetas o con publicidad, salvo las referencias al comercio especializado de frutas, verduras, legumbres y pescados. La Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Ley 17/2011 de 5 de julio), establece un marco legal básico común aplicable al conjunto de las actividades que integran la seguridad alimentaria y la consecución de hábitos nutricionales y de vida saludables. En su artículo 40, se contemplan medidas especiales dirigidas a menores, particularmente en el ámbito escolar, y declara a los centros escolares y escuelas infantiles como espacios libres de publicidad, de tal forma que cualquier patrocinio empresarial debe ser previamente comunicado y aprobado por la administración regional según procedimiento previsto en Resolución de 16 de mayo de 2016 (BORM Número 129, 4 de junio de 2016).

Imprimir Correo electrónico

Dieta Mediterránea

NUESTRA HUERTA: UNA HERENCIA MUY SANA

Cartel campaña Nuestra huerta: una herencia muy sana

"NUESTRA HUERTA, UNA HERENCIA MUY SANA", CAMPAÑA DE COMUNICACIÓN Y SENSIBILIZACIÓN SOBRE RECUPERACIÓN DE LA DIETA MEDITERRÁNEA

Campaña comunitaria de difusión de mensajes de salud sobre alimentación saludable que utiliza los soportes publicitarios del mobiliario urbano. Uso de 80 ubicaciones en mupis de la vía pública, tanto del casco urbano como de las pedanías.
Está demostrada la relación entre seguir la típica dieta mediterránea y la prevención de enfermedades cardiovasculares, cáncer y enfermedades neurodegenerativas (alzheimer y parkinson), por lo que son pertinentes las campañas de sensibilización que movilicen hacia la creación de hábitos sanos.

Objetivos:
● Reforzar la idea de recuperar la tradicional alimentación mediterránea de la huerta de Murcia. Asociar la alimentación mediterránea con un estilo de vida mediterráneo, luz, vida en el exterior, familia, etc.
● Resaltar el papel de los alimentos frescos y de temporada, típicos murcianos en la dieta mediterránea y asociar su consumo con los nuevos hábitos de vida.
● Incluir la idea de mejorar la calidad de vida relacionada con la salud creando hábitos saludables.
● Resaltar la importancia de heredar la cultura alimentaria de nuestros mayores y, de transmitirla por estos al resto de la sociedad.

Ejes:
● Invitar al consumo de alimentos frescos de temporada creando mensajes claros y sencillos, directos y dirigidos a la cultura murciana.
● Facilitar la empatía del consumidor con la campaña, los productos y la relación intergeneracional, optando por un tono y una estética actuales y vitalistas.

Público Objetivo:

● Información destinada a toda la sociedad, pero los colectivos estratégicos son personas adultas que pueden tomar decisiones de compra y cocina en los hogares y personas mayores conocedoras de la cultura alimentaria mediterránea.


"AULA DE LA SALUD Y LOS SENTIDOS" TALLERES DE ALIMENTACIÓN SALUDABLE Y GASTRONOMÍA DE MURCIA

Proyecto de talleres de cocina y salud en el Aula de Cultura Gastronómica de Verónicas para mejorar la calidad de la dieta de los colectivos de mayor riesgo nutricional (niños, mayores y enfermos crónicos) mediante la educación en hábitos de alimentación saludable, de una forma práctica, a través de la experiencia que se puede concretar en la oferta alimentaria de los mercados municipales y en las técnicas culinarias para elaborarlos.

Otra modalidad de desarrollo de este programa es el realizado directamente en las sedes de los Centros Sociales de mayores.

Como objetivos específicos, se establecen los siguientes:
● Reconocer la importancia de una alimentación equilibrada y sana y reflexionar sobre las actitudes necesarias para mantener unos buenos hábitos de salud.
● Reconocer, valorar y defender el patrimonio alimentario local y la propia cultura alimentaria
● Experimentar en primera persona el valor diferencial de la compra en el mercado: atención personalizada, cantidades ajustadas al consumo particular, orientación sobre el producto, activación social del entorno, etc.
● Difundir y comunicar los valores del mercado de productos frescos. Valorar la importancia del producto de proximidad como elemento fundamental de la sostenibilidad alimenticia y la activación económica del territorio.
● Capacitar para la compra de alimentos y su elaboración adaptada a las diferentes situaciones fisiológicas o patologías.
● Proporcionar herramientas que capaciten a los mayores para realizar una alimentación saludable, posibilitando el desarrollo de habilidades personales.

El taller consiste en la elaboración de tres recetas que forman una comida completa, un primer plato (crema de verduras tricolor), un segundo plato (salmón con salsa de habas) y un postre (calabaza con queso fresco) con las siguientes características: Sencillas, rápidas de elaborar y baratas,  Atractivas: con cualidades sensoriales adecuadas de presentación, color, olor,  textura etc., Saludables y que permitan hacer uso de alimentos que necesitan ser reforzados en la dieta, tales como verduras, pescado azul, lácteos etc.

La metodología es teórico-práctica, dinámica y participativa con la interacción continua de los asistentes. En el desarrollo de estas se invita a los mayores a participar en la elaboración de las recetas.
El taller está coordinado por un/una cocinero/a profesional que al mismo tiempo que elabora los platos relata los beneficios para la salud de cada alimento y forma de preparación. Al finalizar el taller se invita a los asistentes a la degustación de los platos preparados.
Las sesiones tienen una duración de dos horas.

Las actividades previstas en el aula cultura gastronómica, dirigidas al ámbito comunitario, se canalizan mediante la invitación a participar de dos Centros Sociales de Mayores en los talleres que también están abiertos a la participación de cualquier ciudadano de edad adulta:

- Taller de salud y gastronomía de Murcia. Elaboración de menús saludables que incluyan componentes de la dieta mediterránea con incidencia en la prevención cardiovascular y del deterioro cognitivo.
- Taller de gastronomía de Murcia ADAPTADA a distintas patologías crónicas: taller de celiaquía, taller para pacientes renales, taller para diabéticos, obesidad, etc. Elaboración de menús saludables que incluyan componentes de la dieta mediterránea con incidencia en la prevención cardiovascular y del deterioro cognitivo.

Los destinatarios de estos talleres son personas mayores socios de los Centros sociales invitados en cada sesión y los usuarios de la plaza de abastos.

 


LA DIETA MEDITERRÁNEA: PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD

La pirámide de la Dieta Mediterránea se actualiza para adaptarse al estilo de vida actual

(Fuente: Fundación Dieta Mediterránea  www.fdmed.org )


Piramide de la Dieta mediterranea

La pirámide tradicional de la Dieta Mediterránea (DM) se ha puesto al día para adaptarse al estilo de vida actual. Por iniciativa de la Fundación Dieta Mediterránea y en colaboración con numerosas entidades internacionales, un amplio grupo de expertos pertenecientes a disciplinas diversas, desde la nutrición a la antropología, pasando por la sociología y la agricultura, ha consensuado un nuevo esquema que enriquece la representación gráfica con la incorporación de elementos cualitativos. La nueva pirámide sigue la pauta de la anterior: sitúa en la base los alimentos que deben sustentar la dieta, y relega a los estratos superiores, gráficamente más estrechos, aquellos que se deben consumir con moderación. Pero además se añaden indicaciones de orden cultural y social íntimamente ligados al estilo de vida mediterráneo, desde un concepto de la dieta entendida en un sentido amplio. No se trata tan sólo de dar prioridad a un determinado tipo de alimentos, sino a la manera de seleccionarlos, de cocinarlos y de consumirlos. También refleja la composición y número de raciones de las comidas principales.

Los beneficios de la Dieta Mediterránea sobre la salud y su papel en la prevención de muchas enfermedades crónicas son hoy por hoy una evidencia científica. La pirámide que la representa incluye todos los grupos de alimentos. Que una dieta sea saludable o perjudicial depende de la proporción de cada uno de estos grupos y de la frecuencia de consumo. El patrón es una pauta para la alimentación de la población adulta sana y debe ser adaptado a las necesidades específicas de los niños, las mujeres embarazadas y otras condiciones de salud.

La pirámide sitúa en la base los alimentos de origen vegetal, que proporcionan nutrientes clave y otras sustancias protectoras que contribuyen al bienestar general y a conseguir una dieta equilibrada. Por estas razones, deberían ser consumidos con mayor proporción y frecuencia que los alimentos situados en los niveles centrales y en el vértice. Estos últimos se deberían consumir en cantidades moderadas, o de manera ocasional, reservándolos para ocasiones festivas y excepcionales.

La pirámide establece pautas alimentarias de cumplimiento diario, semanal y ocasional, para lograr una dieta saludable y equilibrada:

Diariamente


● Las comidas principales no pueden prescindir de tres elementos básicos: Cereales Una o dos raciones por comida, en forma de pan, pasta, arroz, cuscús u otros. Deben ser preferentemente integrales ya que algunos nutrientes (magnesio, fósforo, etc) y fibra se pueden perder en el procesado.
 Verduras deberían estar presentes tanto en la comida como en la cena, aproximadamente dos raciones en cada toma. Por lo menos una de ellas debe ser cruda. La variedad de colores y texturas aporta diversidad de antioxidantes y de sustancias protectoras.Frutas una  o dos raciones por comida. Deben ser el postre habitual.
● Se debe garantizar el aporte diario de entre 1,5 y 2 litros de agua. Una correcta hidratación es esencial para mantener un buen equilibrio de agua corporal, si bien las necesidades varían según la edad de las personas, el nivel de actividad física que se realice, la situación personal y las condiciones climáticas. Además de beber agua directamente, el aporte de líquido se puede completar con infusiones de hierbas con azúcar moderado y caldos bajos en grasa y sal.
● Productos lácteos Preferiblemente en forma de yogur y queso bajos en grasa. Su consumo debería ser moderado (en torno a dos raciones diarias); contribuyen a fortalecer los huesos, pero pueden ser una importante fuente de grasas saturadas.
● El aceite de oliva situado en el centro de la pirámide, debería ser la principal fuente de grasa por su calidad nutricional. Se debe utilizar para aderezar y cocinar (una cucharada) ya que su composición única le da una alta resistencia a las temperaturas de cocción.
● Las especias, las hierbas, las cebollas y el ajo son una buena manera de introducir una variedad de aromas y sabores a los platos y una buena estrategia para reducir el uso de la sal. Las aceitunas,los frutos secos y las semillas son una buena fuente de grasas saludables, proteínas, vitaminas, minerales y fibra. Un puñado de aceitunas, frutos secos y o semillas pueden ser un excelente aperitivo.
● Siempre que las creencias religiosas y sociales lo permitan, se recomienda un consumo moderado de vino y otras bebidas fermentadas (como referencia, una copa al día para las mujeres y dos para los hombres).

Semanalmente


Consumir proteínas tanto de origen animal como de origen vegetal. Los platos mediterráneos no suelen contener alimentos proteicos de origen animal como ingrediente principal, sino que son añadidos a otras preparaciones para hacerlas más gustosas.
● El pescado (dos o más raciones), la carne magra (dos raciones) y el huevo(2-4 raciones) son fuentes de proteína de alta calidad de origen animal. El pescado y el marisco son, además, fuentes de grasas saludables.
● El consumo de carne roja (menos de dos raciones, preferentemente cortes magros) y de carne procesada (menos de una ración) debe ser reducido tanto en cantidad como en frecuencia.
● Las legumbres combinadas con los cereales son una buena fuente de proteínas de origen vegetal. Las patatas se incluyen en este grupo y frecuencia de consumo por su presencia en las recetas tradicionales de carnes y pescados (unas tres raciones a la semana, preferiblemente frescas).

De manera ocasional


En el vértice de la pirámide encontramos los dulces. El azúcar, los caramelos, los pasteles, la bollería, los zumos de fruta azucarados y los refrescos azucarados se deberían consumir en pequeñas cantidades y sólo de vez en cuando.

Junto a las recomendaciones en cuanto a la proporción y frecuencia de cada uno de los grupos de alimentos, la incorporación de algunos elementos culturales y de estilo de vida es uno de los aspectos más destacados de la nueva pirámide. Su adopción se considera necesaria para obtener todos los beneficios de la Dieta Mediterránea. Estos elementos se sintetizan a partir de varios conceptos clave:

Moderación. El tamaño de las raciones debería basarse en la frugalidad. El estilo de vida sedentario que caracteriza las sociedades urbanas actuales impone unas bajas necesidades energéticas.
Cocinar. Se debe dedicar tiempo a la preparación de los alimentos para hacer de ella una actividad relajada y divertida que se puede realizar en familia, con amigos o con la pareja.
Socialización. Más allá del aspecto nutricional, la convivencia potencia el valor social y cultural de la comida. El hecho de cocinar y de sentarse alrededor de la mesa en compañía de la familia y de las amistades proporciona un sentido de comunidad.
Estacionalidad. Los alimentos de temporada, frescos y mínimamente procesados, contienen más nutrientes y sustancias protectoras. Siempre que sea posible, se debe dar prioridad a los productos tradicionales, locales, respetuosos con el medio ambiente y la biodiversidad. De este modo se contribuye a la preservación del medio ambiente y los paisajes mediterráneos.
Actividad. La práctica regular de la actividad física moderada (un mínimo de 30 minutos a lo largo del día) proporciona grandes beneficios para la salud, como regular el gasto energético y mantener un peso corporal saludable. Caminar, subir y bajar escaleras y realizar tareas del hogar son una forma sencilla y accesible de ejercicio físico. Siempre que sea posible, se recomiendan las actividades al aire libre y en compañía, para potenciar el atractivo del ejercicio físico y reforzar los vínculos con la comunidad.
Descanso. Descansar adecuadamente forma parte de un estilo

Esta pirámide se plantea desde el consenso internacional y se basa en las últimas evidencias científicas en el campo de la nutrición y la salud publicadas en cientos de artículos científicos en la últimas décadas, contribuyendo así a la armonización de los instrumentos educativos que se utilizan en la promoción de la Dieta Mediterránea, y responde a la necesidad de un marco común entre los países mediterráneos, que se debe adaptar en función de las costumbres y hábitos de cada país del arco mediterráneo.


Imprimir Correo electrónico

Escuelas de Salud

Escuelas de salud


En centros comunitarios o en los propios promotores de la actividad, se realizan talleres participativos de 90 minutos, con un número de sesiones adaptado a cada grupo, para promocionar un estilo de vida saludable a través de un patrón de alimentación mediterráneo adecuado a la situación fisiológica o patológica, promoción de la actividad física y bienestar emocional.

Destinatarios/as:


*Población adulta ymayores a través de su participación en actividades organizadas por Centros Municipales, Centros de Mayores, Centros de laMujer y otras organizaciones similares.


*Enfermos crónicos y con otras patologías que requieran adaptaciones alimentarias y/o de actividad física en intervenciones mediadas por asociaciones de pacientes, de ayuda mutua y programas de control de la cronicidad.

Aplicación:

Por un profesional sociosanitario especialista en la materia en coordinación con los/las profesionales referentes del centro organizador.

 

Imprimir Correo electrónico

Programa Juntos: Sano para tí, sano para los dos

 

Por qué «Juntos»


Cualquier momento es bueno para adoptar cambios saludables en nuestro estilo de vida, pero las mujeres embarazadas o en período de lactancia están en un momento idóneo al encontrarse especialmente motivadas para hacerlo, no solo para ellas, sino también para sus hijos y toda su familia. Además, una vez que empiezan una nueva rutina más sana, es probable que la mantengan en los años siguientes.

Asimismo, el embarazo y la maternidad ofrecen grandes oportunidades para crear vínculos sociales. Las madres primerizas y las futuras mamás tienen mucho que compartir: experiencias, dudas, alegrías y, por supuesto, muchas risas. Creemos que este es un elemento importante de la buena salud, que va más allá de la ausencia de enfermedades físicas y que consiste en un equilibrio físico, mental, emocional y de bienestar social.

Este es el motivo por el que el proyecto piloto «Juntos» de la Comisión Europea se centra en las mujeres embarazadas y en período de lactancia, para promover las dietas y los estilos de vida saludables en esos momentos tan especiales. Se centra particularmente en cuatro áreas:

 

  • APOYO: Promover estilos de vida saludables entre las mujeres embarazadas y en período de lactancia, prestando especial atención a la dieta equilibrada y la actividad física regular.
  • FORMACIÓN: Ayudar a las mujeres a controlar la pérdida y el aumento de peso en el embarazo; concienciar sobre los beneficios de mantener la lactancia materna exclusiva durante al menos seis meses.
  • MEDIACIÓN: Ayudar a las mujeres a aprovechar al máximo el asesoramiento de los profesionales sanitarios.
  • CAPACITACIÓN: Hacer que sea más fácil optar por un estilo de vida saludable y que estos sean accesibles para todos.

«Juntos» también hace un esfuerzo particular por llegar a mujeres que probablemente no disfruten de un acceso equitativo a la información y a los estilos de vida saludables, como las mujeres con menos ingresos, las madres jóvenes o las minorías étnicas. Acercamos el proyecto a las mujeres que queremos que participen, en lugar de esperar a que sean ellas quienes se acerquen a nosotros.

El enfoque comunitario convierte a «Juntos» en un proyecto de salud realmente único. Al involucrar a diversos actores comunitarios, desde trabajadores sociales o sanitarios a mercados locales, parques y gimnasios municipales y muchos otros más, garantizamos que las opciones saludables sean más accesibles para las mujeres embarazadas y en período de lactancia. También ayuda a crear un verdadero cambio sostenible.

A fin de difundir nuestros mensajes e información, reunimos a las mujeres para que compartan conocimientos y experiencias, y disfruten de la compañía mutua.

«Juntos» es un proyecto piloto financiado por la UE que tiene por objetivo diseñar y probar material educativo que promueva las dietas saludables entre las mujeres embarazadas y en período de lactancia.

Un proyecto piloto es una iniciativa de carácter experimental diseñada para probar la viabilidad y la utilidad de tomar determinadas medidas. Pretende probar distintos enfoques para abordar un problema e identificar buenas prácticas en beneficio de posibles iniciativas futuras, en este caso en el área de la nutrición y la actividad física.

El contrato de la Comisión Europea con P.A.U. Education se basa en este enfoque y ofrece al proveedor y a los grupos de promoción locales el margen necesario para ejecutarlo. Se ha establecido un comité de expertos científicos procedentes de distintas disciplinas encargados de ofrecer pautas sólidas de intervención del proyecto y validar sus herramientas.

«Juntos» se desarrollará en distintas ciudades de Europa: Manchester, Reino Unido; Murcia, España; Odense y Kolding, Dinamarca; Praga, República Checa y Varna, Bulgaria.

El eje del proyecto son las comunidades locales y los grupos de promoción local (GPL). Los GPL involucran a los ciudadanos en acciones reales para favorecer estilos de vida más saludables y los capacita para asumir mayor responsabilidad en lo relativo a su propia salud y la de sus familias. Están formados por organizaciones, profesionales y, lo que es más importante, mujeres embarazadas y en período de lactancia. Otros miembros de los GPL podrían ser las matronas, los médicos, los trabajadores sociales, los actores comunitarios, las autoridades locales… la lista es larga y variada.

Los GPL de «Juntos» trabajan en los ámbitos comunitario, local y nacional para desarrollar y promover oportunidades que permitan a las mujeres embarazas y en período de lactancia gozar de mejor salud, especialmente a aquellas que vienen de comunidades desfavorecidas o vulnerables. Se encargan de poner el proyecto en marcha organizando actividades y eventos que ayuden a las mujeres embarazadas y en período de lactancia a desarrollar hábitos saludables para ellas y sus bebés.

Las actividades también están diseñadas como una oportunidad de que las madres y futuras madres se diviertan en la comunidad y se conozcan entre ellas.

Dado que «Juntos» es un proyecto piloto, habrá un seguimiento y una evaluación constantes. Las conclusiones que se extraigan influirán en los responsables de las políticas sanitarias y en los funcionarios locales para crear un cambio duradero y sostenible.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Imprimir Correo electrónico

Mapa

Boletín de noticias

Suscríbete a nuestro newsletter para estar al día y recibir nuestras novedades.
Términos y Condiciones